Los hijos se han dormido

Es el título elegido por Daniel Veronese para adaptar el texto clásico “La gaviota” de Antón Chejov.

La obra llegó al Teatro Leal con un reparto actoral de lujo. Al entrar a la sala sucedía lo mismo que en “Un pelín de victim“, es decir, los actores ya estaban en el escenario hablando entre ellos esperando a que el público entrase y poder comenzar.

En esta obra se demuestra que el paso del tiempo no es el antídoto para la infelicidad cuando amas a quien no te corresponde, porque nadie cambia. Pero no solo de amores no correspondidos va la obra, también de aprobación.

Un hijo busca ganarse el respeto, y  la aprobación, de su madre actriz con su pasión como escritor. Del sueño de la libertad y de los golpes que da la vida de una joven actriz. Un joven matrimonio, el abuelo. Sobre todos ellos dos grandes estrellas, la madre y su amante, un afamado y premiado escritor que teme receloso el talento del hijo de su amada.

Obra dividida en cuatro actos. Un solo escenario que representa el salón de una casa en el que apenas hubo ligeros cambios durante la obra. Una única iluminación, saltos temporales e interpretación, mucha interpretación.

Dirección y adaptación: Daniel Veronese. Reparto: Malena Alterio, Diego Martín, Miguel Rellán, Pablo Rivero, Marina Salas, Malena Gutiérrez, Aníbal Soto, Alfonso Lara, Susi Sánchez, Ginés García Millán
Iluminación: Sebastian Blutrach. Vestuario: Ana Garay.

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Los Hijos se han dormido © Aarón S. Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *