La Shica

La Shica es, sin duda, un terremoto de magnitud 150 -si no más- en la escala de Richter.

Hace, y deshace, lo que quiere con la voz y con la melodía. Y lo hace muy bien.

Emocionada como quien pisa las tablas de un escenario por primera vez, La Shica, arrolló al público asistente con su directo demoledor y bien construido.Algo que, evidentemente, solo se consigue a base de trabajar la música.

Ella canta, baila y sabe cocinar -como dice en su twitter, lo dice ella o su álter ego Elsa Rovayo-. Su cocina no he tenido el gusto de probarla, pero sí he disfrutado de su voz, su baile y de -algo que no dice en su twitter– su sentido del humor.

Ver a La Shica en directo me recordó a cuando, también en este mismo Festival Musitemático, vi a Martirio. Yo diría que una experiencia muy interesante y divertida, pero sobre todo interesante.

Alguien desde el público le gritó “Tu de shica no tienes ná, eres mu grande”. Totalmente acertado.

Algo que es de agradecer es que el road manager permitiera trabajar durante todo el concierto, eso sí, con la condición de no molestar. Y eso fue lo que hice.

Muchos Productores/Road Managers/Tour Managers, y demás, deberían aprender que esas normas de “una canción y te vas” otrora impuestas por la dominatrix que es La Industria musical solo sirve para perderse grandes momentos del artista. Y, aprovechando que esta es mi casa y con la osadía que ello me otorga, me permito darles un consejo a l@s Productores/Road Managers/Tour Managers, y demás: Deberían cuidar más la imagen de para quien trabajan.

El último bis de la noche fue a capela, con alevosía y entre el público…

La Shica, y su álter ego, también me han lomotizado:

Foto por RDC

1 comment

  1. Pingback:Jorge Drexler, Mundo Abisal | aaronSramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *