La fotografía como terapia (I)

Timothy Archibald comenzó a fotografiar a Elias, su hijo autista, como una forma de sobrellevar el diagnóstico.

A través de esta serie, Archibald, no sólo ha podido apreciar las peculiaridades de su hijo, ya que foto tras foto va revelando la perspectiva de su hijo y la forma de interactuar con los objetos que le rodean para comunicarse. Si no que también ha sido capaz de liberar su deseo de controlar situaciones (como tendemos a hacer los profesionales) y aprender a seguir el ejemplo de su hijo.

Durante el proceso, su proceso de asimilación, se dio cuenta de que cuanto más fotografiaba a su hijo más, y mejor, lo comprendía. Así que la terapia la convirtió en un proyecto de retrato que se llama “Echolilia“. Puedes comprar tu copia del libro, o copias firmadas, en su web.

1 comment

  1. ¡Qué trabajo tan bonito! Me alegro que la fotografía te haya ayudado para entender un poco mejor a tu hijo. Ya se sabe que entrar en el mundo del autismo cuando no perteneces a él es muy difícil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *