Chenoa en acústico

No es la primera vez que veo actuar a Chenoa. En esta segunda vez que la veo sobre las tablas coincido con la misma sensación que tuve la primera vez que la vi: profesionalidad.

Demostró una serenidad en las tablas, un feedback con el público y naturalidad que ya quisiera para sí más de uno. Otro rasgo que tiene Chenoa es que se desvive en el escenario, es capaz de susurrar y gritar sin perder la sensualidad de su voz ni la que ella misma destila. Todo muy bien llevado y siguiendo con la voz el ritmo natural de la canción, todo conseguido a base de trabajar.

Todo un lujo oírla acompañada por una guitarra. Se basta y se sobra para llenar el escenario. Reconozco que no es mi estilo de música preferida, pero sé reconocer cuando las cosas están bien hechas, ¡chapeu! Me quito el sombrero, no una, si no dos veces.

 

1 comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *