Solo hay un camino

Aunque dicen que todos llevan a Roma.

Hay veces que las cosas pasan por algo, como esta foto. Solo duró 3 segundos . Un improvisado instante fugaz, como todos los instantes de la fotografía. Esta cosa -arte, hobby, profesión, enfermedad, cura, terapia, etc.- que me clava las espuelas.

Tiene un poder demolodedor sobre mi. Me olvido de todo. Soy más yo. Es lo más parecido a la música y lo que más me gusta cuando estoy solo -o en compañía de otros frikis como yo que también llevan una doble vida. La fotográfica y la de verdad. Las dos se complementan, al menos en mi caso, y es algo que me gusta mucho ya que sin el apoyo de la vida personal la fotográfica no existiría.

Una vez le dijeron a un fotógrafo: «Me gustan mucho tus fotos». A lo que respondió: «¿Te gustan las que has visto? Pues las mejores fotos son las que no hice». Es la descripción de lo que es la fotografía. Una sucesión de microinstantes que puede que nunca jamás vuelvan a repetirse. Las mejores fotos son las que no haces.

Esta «señal» me recuerda que solo hay un camino y que tengo el apoyo para seguirlo y continuar aprendiendo.

3 comments

  1. Pingback:31 «

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *