Sandra Hall, la Emperatriz del Blues

Apoteósico es el adjetivo para definir el directo de Sandra Hall.

La Emperatriz del Blues comenzó a cantar desde muy temprana edad, a los cuatro años, junto a su hermana Bárbara, de cinco. Su abuelo era pastor de la iglesia Whitesville, donde cantaban gospel y su abuela al piano.

A los doce y trece años, respectivamente, debutaron en el «Club 400». Siguieron actuando hasta graduarse en el instituto. La vida la llevó a convertirse en madre soltera, pero eso no le impidió seguir su camino en la música. Formó un grupo llamado «The Exotics» con un sonido tan bueno que los confundían con «The Supremes» y se conviertieron en teloneros de Otis Redding, Joe Tex, Johnny Taylor, BB King, Jerry Butler, The Temptations, etc.

Llegó el momento de dar el paso y seguir en solitario, en ese mismo momento en su camino se cruzó el blues. Cantando con ilustres del blues como Albert King, Jr. Wells, Diddly Bo, Eddie Clearwater, Bell Carey, John Lee Hooker, Sonny Rhodes, Peterson Lucky, James Peterson, Etta James, Bobby Rush, Nappy Brown, Lynn Trudy, Kenny Neal, Rufus Thomas…

La complicidad con el público es absoluta de quien domina las tablas. Está como pez en el agua en el escenario y es capaz de hacer, y deshacer, a su antojo. Invitó a subir al escenario a alguien del público para que bailara con ella, también lo invitó a un magreo.

Si quieres saber a qué pringado cogió en el foso mira la última foto. Gracias a mis compañeros por la espantada, cabrones.

Foto RubénRDC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *